Presencias

“Comencé a diseñar el proyecto Presencias en la primavera del 2012. Inicialmente se trataba de una intervención de arte público a desarrollar en Candás. Se trataba de utilizar objetos de uso común y transformarlos en obras de arte. Pensé en construir casetas de pájaros utilizando materiales recogidos en las playas del Cabo Peñas. La elección de la “pajarera” como objeto artístico no era algo casual, me gustaba la idea de hacer aparecer casetas con colores vivos en diferentes puntos de Candás. Colocarlas sin previo aviso y dejar que poco a poco fuesen colonizando el pueblo y quién sabe, quizá también el interés de los habitantes de éste.

Fue solo en el verano cuando se me ocurrió la idea de presentar el proyecto a la Beca Antón de Ayuda a la Creación Escultórica, que en ese momento pasaba por su XX edición. Pasé mucho tiempo en el bosque de eucaliptos de San Antonio, que forma parte del Parque Escultórico del Museo Antón, para hacerme una idea de cómo diseñar las casetas y cómo instalarlas en el mismo. Realicé multitud de bocetos y planeé un montón de textos para acompañar a la propuesta, pero todo me parecía o demasiado banal o demasiado elaborado. Al final dí con una fórmula que me parecía correcta, al menos para presentar el proyecto. Aún a sabiendas de que, como todo proyecto artístico, probablemente iría cambiando con el tiempo y con el trabajo diario.

A finales de Noviembre, mientras me encontraba trabajando en Milán, recibí la noticia de que me habían concedido la Beca Antón. Me quedé mudo, contentísimo. La Beca Antón suponía no sólo poder hacer realidad mi proyecto, sino también trabajar en casa, ir a recoger madera a la playa, disfrutar de la compañía de mi gente (que después de unos doce años trabajando y viviendo fuera no era poco) y poder sentir ese olor a salitre y a ocle que traen las marejadas invernales. ¡Olas! Para mi el proyecto Presencias es un retorno a las raíces, revivir sensaciones que desde hacía años podía sentir sólo en mis sueños”.

Iván Fernández González

Anuncios